viernes, 6 de enero de 2017

La toma de Granada y la libertad de las españolas

Comentarios míos a reseña en eldiario.es relativa a “Esperanza Aguirre, sobre la toma de Granada: “Es un día de gloria para las españolas. Con el Islam no tendríamos libertad””.

El Islam de El Andalus era, por el contrario, en las costumbres, de lo más tolerante y cultivado de la época, incluso en lo tocante al aseo - para ellos una Reina que, según cuentan, se gloriaba de no haberse cambiado de camisa hasta no tomar Granada hubiera sido un ejemplo de barbarie -. Gracias al Islam - debe recordarse - se salvaron obras fundamentales de las filosofías y la culturas griega y romana que los cristianos habían condenado a la destrucción – borraban sistemáticamente los pergaminos clásicos - material muy caro en aquella época - con vinagre para reescribir en ellos textos "sagrados" de su religión. En cuanto al trato con los que no profesaban su religión, los musulmanes no expulsaron a los cristianos o a los hebreos, simplemente les aplicaban mayores impuestos que a los musulmanes; ellos no tenían una Santa Inquisición, como la cristiana, que atormentaba o quemaba vivos a herejes y paganos notorios - y lo hizo hasta el siglo XIX -; el Islam tampoco perseguía a personas de ciencia, como hizo la Iglesia con Galileo o Giordano Bruno y otros, por el contrario el nivel de la ciencia bajo el Islam fue más alto que entre los cristianos en muchas ramas del saber, como la Astronomía, las Matemáticas, la Medicina, la Geografía, los Viajes de conocimiento de culturas, etc. Nombres como Averroes, Avicena o el judío Maimónides brillaron en El Andalús mientras los cristianos más prudentes como el rey Sabio Alfonso X creaba la Escuela de Traductores de Toledo para que estudiosos musulmanes y judíos recuperaran para él la ciencia antigua previamente destruida por la barbarie y el fanatismo cristiano. ¿Qué historia le han enseñado a esa señora? Como español estoy muy orgulloso de la altura cultural del islam andalusí y la aportación judía a nuestra cultura, y al visitar la Alhambra -una joya del islam nazarí- me da mucha vergüenza ver el destrozo bárbaro del palacio de Carlos V incrustado en ella, fruto de la bárbara conquista de nuestra querida Granada.

En cuanto al tratamiento dado a la mujer por el Islam conviene ir por partes:
1) En primer lugar es preciso, para que nuestro discurso sea coherente, que nos situemos todos en el mismo momento histórico. Se trata de 1492, no de 2017. En aquel momento el papel de la mujer era subordinado tanto entre los musulmanes como entre los cristianos, aunque parece ser que la mujer musulmana en la cultura del islam relativamente liberal de el último reducto de El Andalus era un poco mejor que entre los cristianos, sojuzgados por una iglesia oscurantista y fuertemente misógina.
2) Las tres religiones del Libro, todas herederas de la tradición mosaica, bebían de la misma fuente misógina: la mujer era un ser inferior, creada de una costilla del primer varón, y fuente del primer pecado, que llevó a Yahvé, según ese texto común, a maldecirla y condenarla al dolor del parto, y a ambos a ser expulsados del Paraíso Terrenal y vivir sometidos a la Necesidad, a la Enfermedad y finalmente a la Muerte. Todo ello por culpa de la mujer. Y así continúa sucediendo a lo largo de todo el Libro Sagrado: la mujer es siempre objeto de sospecha, de tentación y de pecado para el hombre. Con estas mimbres se ha trenzado la cesta de nuestra cultura religiosa en las tres religiones: misoginia y patriarcado en estado químicamente puro.
3) ¿De qué libertad para la mujer se habla?: en la España en que yo me crié las mujeres todavía iban con velo a misa, muy pocas se emancipaban de la tutela de su padre, antes de quedar sometidas a la tutela de un marido, al que tenían que pedir permiso hasta para gestionar sus propios bienes. Votar no podían - solo votaban los cabezas de familia, todos varones salvo las viudas-, apenas recibían estudios medios y muy pocas, superiores. Y de maltratos, violaciones - muchas veces ocultadas - y muertes ... ¿qué decir, si llegan hasta ahora mismo -ya van dos en los dos días del año-?
4) Además, en todo caso, si la libertad para la mujer ha ido mejorando, es un sarcasmo atribuir esa mejora a la religión. La mujer va alcanzando mayores cotas de libertad gracias a la sociedad civil y al esfuerzo y sacrificio de tantas y tantas mujeres - y algunos hombres -, que tanto han batallado contra las tradiciones misóginas sustentadas por las viejas estructuras sociales, los partidos que las representan y, sobre todo, por la iglesia católica que lleva esas ideas en su esencia; una iglesia donde la mujer solo juega un papel secundario que no llega ni al nivel de diácono.

En resumen: en todo caso, LA MUJER ADQUIERE LA LIBERTAD EN LA MEDIDA EN QUE SUPERA LOS TABÚES TRANSMITIDOS POR LA RELIGIÓN, sea la judía, la católica o la musulmana.


Madrid, martes 3 de enero de 2017

viernes, 18 de noviembre de 2016

República, banderas y lo que ocurrió hace ochenta años

Réplica a comentario de luanpedi en eldiario.es

Comentario de luanpedi:
 | 18/11/2016 - 14:34h
 La izquierda tradicional siempre anteponiendo el orgullo de definirse. Y cuando se quiere dar cuenta ya está donde siempre: en la irrelevancia.
Yo soy republicano por lógica, no por lo que pasó hace ochenta años y me trae sin cuidado la banderita de marras. Ahora que vengan los de siempre a decir que falto a la memoria de las víctimas y tralará. El mejor homenaje a las víctimas sería llegar a gobernar.

Mi réplica:

Algunas reflexiones al hilo de su comentario:

1) Lo que pasó hace ochenta años fue una enorme tragedia que no merece ser despachada con un comentario despectivo; fue un sangriento golpe de Estado fallido seguido de una terrible guerra y todo ello motivado porque unas clases poderosas egoístas y miopes no querían ceder ni un ápice de su dominio sobre unas clases empobrecidas, esquilmadas y sumidas deliberadamente en el analfabetismo y la incultura; y para lograr devolver a los trabajadores a la sumisión habitual no dudaron en provocar la muerte de centenares de miles de personas. Un escritor francés, Albert Camus, dijo poco más o menos: "La guerra de España nos ha demostrado que se puede tener razón y perder, por ello esa guerra ha sido para mí como para la mayoría de mi generación una tragedia personal". Y si así la sintió uno de los mayores intelectuales de Europa a cualquier español no le debería ser indiferente.

2) La República es algo más que racionalidad. Es un principio inexcusable de dignidad personal: lo contrario, la monarquía, supone reducir algo de naturaleza pública, la Jefatura del Estado, al ámbito de lo privado, de lo personal. En la monarquía, la suma jerarquía del país es privatizada y considerada propiedad de una familia, de una estirpe, tan heredable como lo es una finca rústica o un bien mueble o inmueble. Nadie puede aceptar esto sin renunciar a su dignidad de hombre libre y sumirse en la categoría de siervo.

3) Los símbolos son otra cosa que los conceptos que simbolizan. Las banderas, las mismas palabras, son diferentes de los objetos que representan. De acuerdo. Pero los símbolos son útiles, son síntesis manejables de los conceptos que nos permiten entendernos sobre ellos. Así nace y se hace posible el discurso, la ciencia. Sería imposible una ciencia iconoclasta, una matemática sin letras que representasen variables, signos que simbolizasen operaciones e hiciesen visibles ecuaciones tras las cuales estuvieran los conceptos más abstractos.
Si utilizamos inteligentemente los símbolos, las banderas, los himnos, sin caer en el fetichismo estúpido, el discurso político es asequible, manejable, intercomunicable. No desprecie los símbolos ni las banderas, entre otras cosas porque detrás de ellas está el sufrimiento, el dolor y las lágrimas de mucha buena gente.


Sin acritud, reciba mi saludo.

miércoles, 26 de octubre de 2016

Albert Rivera: "Hemos conseguido que anhelos del 15M estén en un acuerdo de Gobierno"

Helo, helo por do viene
el galán de don Rivera,
orondo en la gusanera
que Rajoy mima y mantiene
-en tanto que le conviene-.
Mientras él gallea ufano,
Rajoy se fuma un habano
sin vergüenza y sin temores:
no le han de faltar traidores
ni bobos de Coria a mano.

Helo, helo tan flamante
luciendo plumas ajenas
y sin percatarse apenas
que al, de prestado, elegante
lo desnudan al instante.
Mas él no padece o teme
mientras en su barca reme
Rajoy, candidato eterno,
que meterá en su Gobierno
¡hasta el mismo quince eme!


Madrid, martes, 25 de octubre de 2016

domingo, 23 de octubre de 2016

Comité Federal del PSOE del aciago día 23 de octubre de 2016

Ya que ellos no la tienen, tendré yo vergüenza por ellos.
Vergüenza de unos políticos profesionales que no ven más allá de su interés inmediato.
Ya que ellos no parecen sentir ni padecer, les ofrezco mi pena.
Pena por los militantes y votantes del PSOE, quienes sin duda no merecen ésto.
Pena del 99% de la gente, que además de ser víctima del PP, su corrupción y sus ataques al bienestar de todos, tienen que sufrir la traición de la mayor parte de la cúpula del PSOE que les "regala incondicionalmente" un gobierno más del PP de Rajoy y un nuevo tramo de caída hacia la miseria y el desamparo.
Pena por todos los que confiaron y reciben este pago.
Pena y vergüenza.